LO ULTIMO

 

miércoles, 15 de julio de 2015

Realizan investigación sobre las actitudes lingüísticas en Nicaragua.

La licenciada Zobeyda Zamora, docente de lingüística de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua, dedicó varios años a la realización de la investigación “Las actitudes lingüísticas en Nicaragua”.

La obra permite conocer la percepción que tienen los nicaragüenses sobre la forma en que hablan el español, logrando determinar si aprecian o desprecian nuestra lengua y qué actitud tienen hacia la forma de hablar de los otros.

¿Cuánto conoce el nicaragüense del español?

El estudio demuestra que los nicaragüenses encuestados mostraron una clara conciencia sobre la existencia de un español general o estándar y de las variantes dialectales de la mayoría de los países de habla hispana.

Se observó, en todos los encuestados, una conciencia lingüística capaz de reconocer las distintas subvariantes del español de Nicaragua. Incluso, los informantes distinguen las diferencias entre las tres zonas dialectales: la zona del Pacífico, la zona Central y la zona Caribe o Atlántica.

¿Cómo valora el nicaragüense su variante dialectal y cómo se comporta frente a otra variedad?


Cuando se compara la variante nacional con las otras formas de hablar el español de otro país se valora al español de Nicaragua negativamente, no se considera de prestigio. A nivel nacional las variantes más prestigiosas son las del Pacífico, en especial la de Managua. Por otro lado, se demuestra que hay prejuicio lingüístico por parte de los hablantes de la zona del Pacífico hacia las variantes del Centro o Norte del país, las cuales fueron evaluadas como las variantes que menos les gustan y las que presentan el “peor” español.

En cuanto a la comparación entre las variantes del español de otros países, el español de España fue evaluado como el “más correcto”, el “más apropiado” o el “mejor”. En cambio, la variante costarricense fue evaluada como “incorrecta”, la “peor” y la más diferente a la variante nicaragüense debido, mayoritariamente, a factores externos a la lengua, tales como: problemas limítrofes, diplomáticos, migratorios y de discriminación que han vivido o que conocen los informantes.

¿Qué grado de incidencia presenta este comportamiento en relación con la autoestima de nuestra variante dialectal?


La baja autoestima lingüística se activa cuando se mira lo propio con malos ojos y se ha asociado la lengua nacional con vulgaridad, pobreza y mala educación. A propósito de esta situación el estudio demuestra que los nicaragüenses tenemos una baja percepción o autoestima hacia nuestras propias hablas, lo cual es el reflejo de una educación lingüística que ha minado y subestimado toda diferencia dialectal.

¿Cuáles son los principales hallazgos?


Uno de los principales hallazgo es que los nicaragüenses encuestados presentaron baja estima hacia la lengua, por ejemplo muchos pierden su forma de hablar cuando emigran a otras naciones.

Además, la educación juega un papel importante, por ejemplo algunos informantes señalaban que la enseñanza del español en Nicaragua no está contextualizada con nuestra variante lingüística y que en la escuela existe poco interés por la enseñanza de la variante local. La escuela, por tanto, no hace ninguna labor para mostrar que la variante nicaragüense no es inferior ni superior a cualquier otra, simplemente es diferente y forma parte de nuestra identidad, pues un hablante es reconocido en primera instancia por su forma de hablar y debe ser un orgullo que te identifiquen, en cuanto hablás, como nicaragüense.

La escuela tampoco hace mucho por desterrar de los estudiantes los prejuicios lingüísticos en contra de las hablas de zonas rurales y lugares con población indígena.

En conclusión, podemos decir que todos los nicaragüenses, pero en especial aquellos dentro del sistema educativo, debemos reflexionar sobre la situación de nuestra autoestima lingüística. Esta obra, que muestra un ejemplo de lo que pensamos sobre nuestra lengua y de las variantes del español de los otros países de habla hispana, nos muestra que no estamos en la mejor situación de estima lingüística. Queda, pues, en las manos del sistema de educación nacional y en la toma de conciencia de todos los nicaragüenses reflexionar sobre si es necesario cambiar esta situación.

Los medios inciden en la valoración de la variante dialectal

Según la profesora Zobeyda Zamora, los medios de comunicación social inciden en las actitudes hacia la lengua y señaló que muchos de los informantes reconocieron la mayoría de las variantes del español, a través de lo que han escuchado, principalmente, en programación televisiva (telenovelas, series, programas de entretenimiento, etc.) provenientes de México, Venezuela, Argentina y Colombia.

Asimismo, Zamora dijo que existe inseguridad lingüística pues cuando se les preguntó a los encuestados con cuál variante del español le gustaría que se presentaran las noticias y la mayoría afirmó que prefería cómo hablaban los periodistas nicaragüenses, lo que se contradice, porque en otras preguntas la variante nacional no fue seleccionada como correcta o la que más gusta. Estas opiniones representan un enorme contraste respecto a la inseguridad lingüística, evidenciando que hay una aparente contradicción al decir que el español de Nicaragua no es correcto, aunque se le señala como el que más gusta y se prefiere.

El español de España fue evaluado como el “más correcto”. La variante costarri-cense fue evaluada como “incorrecta”, la “peor”.


Informate con " "

Radio La Voz del Norte. Todas las noticias en Radio y TV en directo. Siga la actualidad informativa en RVN, en www.radiolavozdelnorte.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2017 RVN
Estelí-Nicaragua RVN © RADIO LA VOZ DEL NORTE . | RVN