LO ULTIMO

 

lunes, 19 de septiembre de 2016

Año bisiesto: Año siniestro o año de mitos.

Muchas catástrofes a lo largo de la historia han sucedido en un año bisiesto. Es que la excepción siempre motiva la atención, y este año toca un día más. Está transcurriendo 2016 y lo hace a pasos agigantados.

Como cada cuatro años, toca uno bisiesto (es decir, febrero 29 días en lugar de los 28 habituales). Cada año tiene 365 días y 6 horas, pero para que las fechas astronómicas y cronológicas coincidan en el calendario, en lugar de contabilizar esas horas de más que tiene cada año, sólo se suman cada cuatro y así, en consecuencia, los años bisiestos tendrán 366 días. 

Los años bisiestos tuvieron su origen hace más de cuatro siglos, cuando en 1582 el Papa Gregorio XIII reemplazó el impreciso calendario Juliano por el calendario Gregoriano. Desde ese entonces, cada cuatro años se añade un día más al mes de febrero.

"Nuestros días están definidos en términos de las rotaciones de la Tierra y nuestros años en términos de la traslación de la Tierra alrededor del Sol. Una vuelta de la Tierra toma 365 días 5 horas y 57 minutos y, como no es número entero, las horas y minutos sobrantes se acumulan", explica el astrofísico Andreas Reisenegger.

Esta es la razón por la cual cada cuatro años se aplica esta corrección de "tiempo sobrante" sumando el día 29 al calendario.

Desde su aparición se dice que los años de 366 días están ligados a malos augurios y presagios. Aunque parezca sorprendente, los acontecimientos de la historia se han encargado de reafirmar la creencia popular de que en este tipo de años ocurren grandes desgracias, como la Primera Guerra Mundial en 1914, la cruenta Guerra Civil Española que de 1936 o la apertura del campo de concentración de Auschwitz en 1940.

Sumado a esto, connotados asesinatos como el de John Lennon (1980), Robert Kennedy (1968), Martin Luther King (1968) y Mahatma Gandhi (1948) han sucedido en años bisiestos, lo que alimenta las sospechas de las personas. "Cualquier cosa fuera de lo normal, la gente tiende a asociarlo a supersticiones, pero no tiene ninguna base científica", afirma Reisenegger.

Aunque la ciencia lo descarta porque se trata de una corrección del calendario, Cristián Simoneti, antropólogo, asegura que el conocimiento sobre la naturaleza es una mezcla entre las supersticiones y las ciencias exactas. "Sería un error pensar que solo la ciencia moderna apunta hacia la verdad y no se rige por el conocimiento popular y supersticiones".

Informate con " "

Radio La Voz del Norte. Todas las noticias en Radio y TV en directo. Siga la actualidad informativa en RVN, en www.radiolavozdelnorte.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2017 RVN
Estelí-Nicaragua RVN © RADIO LA VOZ DEL NORTE . | RVN