LO ULTIMO

 

domingo, 14 de octubre de 2018

El Papa proclama santo al arzobispo Oscar Romero, la voz de los pobres.

Monseñor Óscar Arnulfo Romero ya es santo, tras ser canonizado en un multitudinario acto al que asistieron miles de fieles de El Salvador, cuyo sueño de verlo en los altares se hizo realidad poco más de tres años después de su beatificación.

El papa Francisco utilizó como es habitual la formula en latín para proclamar la santidad del obispo y pedir que fuese inscrito en los libros de los santos de la Iglesia.

"Declaramos y consideramos santos a Pablo VI y a Óscar Arnulfo Romero Galdámez", indicó el papa Francisco, quien canonizó en la misma ceremonia a los religiosos Francisco Spinelli, Vicente Romano, María Catalina Kasper, Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús y al laico Nuncio Sulprizio.

En homenaje a ellos, el papa usó como vestimentas litúrgicas durante la ceremonia el cíngulo con sangre que llevaba en la cintura Romero el día de su asesinato, así como la casulla de Pablo VI.

Miles de personas, religiosos y autoridades de los dos continentes asistieron a la solemne proclamación, marcada por el fervor de unos 7 mil salvadoreños, quienes viajaron para la canonización de Romero.

Antes de la proclamación, el nuevo prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Becciu, presentó al papa Francisco la petición de canonización y leyó una pequeña biografía.

De Romero recordó que "nació en 1917 en Ciudad Barrios en el seno de una familia modesta, que a los 12 años trabajó en una carpintería y en 1930 ingresó en el seminario".

En la ceremonia estuvo presente entre las delegaciones internacionales el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, el presidente de Chile, Sebastían Piñera y la reina emérita de España, Doña Sofía.

 Romero venció el mal


Muchos feligreses creen que, al ser elevado a los altares, el monseñor Romero venció a los que lo asesinaron y a los que lo desacreditaron calificándolo de "marxista", "agitador" y "loco" por denunciar la injusticia y la represión militar de la época.

"Hoy asistimos al triunfo de monseñor Romero. Desde antes de ser asesinado venció a sus asesinos al perdonarlos porque él sabía que lo iban a matar", declaró a la AFP Julia Laínez, una maestra universitaria.

"Cuando una persona tiene el valor de hablar por otros que nadie habla por ellos, desde ese momento vence a cualquiera, vence al mal, eso hizo San Romero con decisión y valentía", subraya Laínez.

Para el joven Ronald Rivas, de 21 años, lo que se producirá con la canonización es la culminación de un proceso que como salvadoreño "le llena de orgullo y alegría" porque el papa Francisco pone a Romero como símbolo de una "escuela de santos en medio del mundo".

 Justicia es la deuda

 
A pesar de la celebración, los salvadoreños lamentan que a 38 años del magnicidio nunca se haya llevado a la justicia a los asesinos del pastor.

"El primera paso de la justicia es hacer verdad. Para mí, la responsabilidad de hacer verdad sobre un crimen es del Estado y esa es una responsabilidad que no se ha cumplido hasta ahora", declaró el sacerdote jesuita José María Tojeira.

El asesinato de Romero polarizó aún más a los salvadoreños que luchaban por mejores condiciones de vida e hizo estallar la guerra civil, que duró 12 años (1980-1992) y cobró la vida de al menos 75.000 personas.

En 1993, una Comisión de la Verdad de la Naciones Unidas señaló como autor intelectual del crimen al mayor del ejército Roberto D'Aubuisson, ya fallecido, fundador de la entonces gobernante Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha).

 AFP / EFE / AP

Informate con " "

Radio La Voz del Norte. Todas las noticias en Radio y TV en directo. Siga la actualidad informativa en RVN, en www.radiolavozdelnorte.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2018 RVN
Estelí-Nicaragua RVN © RADIO LA VOZ DEL NORTE . | RVN